Anafiotika en Atenas: una falsa isla en un falso mar

¿Quieres conocer una joya escondida de Atenas? ¿O fingir que has visitado Santorini aunque no tengas dinero o tiempo para hacerlo de verdad? Hoy traigo una solución para ambos casos: el barrio Anafiotika. Piérdete por sus estrechas calles y disfruta de esas vistas tan típicas de las islas griegas sin salir de la capital.

Cómo llegar a Anafiotika

Este curioso barrio se extiende por la parte baja de la colina de la Acrópolis, justo encima de otro conocido barrio ateniense, Plaka. Para que sirva de referencia: desde el Arco de Adriano son unos 10min caminando por callejuelas típicas del centro.

25 cosas que ver y hacer en Atenas

Si tienes una tarjeta SIM de algún país de la UE vas a tener internet allá donde quieras y San Google te mostrará el camino más corto. Si no dispones de conexión internet en el móvil, te tocará convertirte en Dora la Exploradora durante un rato.

A nosotros nos llevó el guía del free tour que hicimos e indudablemente fue una de las sorpresas del viaje que mejor sabor de boca nos dejó. Fuimos afortunados porque al ser diciembre temporada baja, éramos menos de diez personas en el tour y el guía pudo mostrarnos un par de rincones donde normalmente no puede llevar a los grupos grandes.

O eso fue lo que nos dijo, puede que sea su estrategia para ganar más propinas. Lo cierto es que aunque lo fuera, se ganó todas las propinas del mundo al llevarnos a Anafiotika porque seguramente por nuestra cuenta no habríamos sabido llegar.

Acrópolis desde Anafiotika en Atenas

Arquitectura isleña en plena capital

Esta combinación de fachadas blancas y ventanas azules inmediatamente te transportan a la costa y hace que se te olvide por completo que en realidad te encuentras en medio de una ciudad de más de tres millones de habitantes. El silencio es prácticamente absoluto y a veces te ves forzado a mirar a la Acrópolis en lo alto de la colina para recordarte que sigues en Atenas.

La razón para encontrar este tipo de arquitectura en Atenas es que originalmente el barrio fue habitado por albañiles que se mudaron de la isla Anafi (en el archipiélago de las Cícladas) a la capital para construir el palacio del rey Otón a mediados del siglo XIX. A pesar de haber sido parcialmente destruido a lo largo del siglo pasado a causa de la investigación arqueológica de la zona, a día de hoy todavía quedan 45 casas habitadas.

Calle y casas en Anafiotika

Un barrio aún habitado

Al tratarse de un barrio todavía habitado por locales, los visitantes debemos andarnos con cuidado para no molestar a los habitantes con nuestros gritos de turista desquiciado como “eeeeeeh, ¡sácame una foto aquí!” y “¡qué bonito y tranquilo es todo esto, increíble cómo no se escucha un alma!”.

Que sí, que yo fui la primera en reírme cuando el guía nos contó la historia de cómo una vez un señor local persiguió enfurecido a un turista chino con un palo atado a unas sardinas, lo admito. El turista en cuestión aparentemente había intentado sacar fotos al interior de una de las casas mientras la familia estaba comiendo. Sin comentarios.

Historias de palos atados a sardinas aparte, el barrio es super agradable para pasear, perderse por sus rincones y ver el mar… de casas. Y es que desde esta “falsa isla” no se podría ver otra cosa que un “falso mar”. Siempre me habían dicho que Atenas es una ciudad de dimensiones enormes y efectivamente, pude comprobarlo desde sus diferentes miradores, entre ellos el de Anafiotika.

Vista de Atenas desde Anafiotika
Esto, durante kilómetros, 360º

¿Fuiste a Anafiotika en tu visita a Atenas? ¿Si no, habías oído hablar de este barrio? ¿Tienes recomendaciones similares en la capital griega?

¿Te ha resultado útil este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
¡Suscríbete!

Deja una respuesta