Consejos prácticos que te facilitarán la vida en tu viaje a Londres

Con más de ocho millones de habitantes, Londres es la ciudad más poblada de toda Europa. Seas de pueblo como yo o un cosmopolita experimentado, seguro que alguno de estos 5 consejos que te traigo hoy te resulta útil para desenvolverte mejor en un viaje a esta maravillosa locura de ciudad. A no ser que tengas la varita de Harry Potter, en ese caso no necesitas que yo te diga nada.

5 consejos para viajar a Londres

1. Tu tarjeta bancaria probablemente te sirva de ticket de metro

Si tu tarjeta del banco es “Contactless”, puedes utilizarla directamente como ticket de metro. Es decir, no tendrás que comprar los billetes en las máquinas, ni hacer cola, ni pelearte con las miles de opciones de transporte que hay. Puedes ir directamente a los tornos de entrada al metro y pasar tu tarjeta “Contactless” por el lector. ¡Para una emergencia o un momento puntual es de agradecer!

Ahora bien, a pesar de que pagar con la “Contactless” sea una opción comodísima, supongo que para estancias más largas que unos días donde vayas a hacer más desplazamientos en metro es preferible comprar una tarjeta Oyster, la tarjeta de transporte público de Londres, e ir cargándola con los tickets que te hagan falta. Toda la información sobre la Oyster y la opción Contactless aquí.

Underground y torre del Big Ben en Londres

2. No necesitas cambiar dinero a libras para sobrevivir allí un par de días

Y te lo dice alguien que se dejó medio sueldo en dos días. Que no estuve precisamente agarrando mis dineros y sin sacar la cartera, vaya. A ver, que si vas a pasar una semana entera en Londres, igual te compensa tomarte la molestia de cambiar dinero y tener algo de cash a mano.

No obstante, si estás de pasada para un día, un fin de semana o incluso un finde largo, puedes tirar de tarjeta todo el rato. Ningún hotel, restaurante, tienda ni estación de metro nos puso problemas en ningún momento. Incluso hice una compra en el mercadillo de Jubilee Hall y pude pagar con tarjeta.

El río Támesis en su paso por Londres
El río Támesis

3. Sáltate las colas para las taquillas para el equipaje de las estaciones King’s Cross y St. Pancras.

Puede que en algún momento de tu viaje necesites depositar tus maletas en las taquillas de alguna de las estaciones de tren de la ciudad. Si la estación en cuestión es King’s Cross o St. Pancras, esto te interesa.

Como cualquier fan de Harry Potter que se precie sabrá, las estaciones de King’s Cross y St. Pancras están justo al lado (el tren a Hogwarts sale de King’s Cross, pero el edificio que sale en las pelis es St. Pancras).

Fun facts potterianos aparte, te diré que ambas estaciones suelen estar concurridísimas, particularmente en temporada alta y en fines de semana, lo cual se traduce en colas interminables en las taquillas para el equipaje. Lo de las colas ya es molesto, pero en mi último viaje por esas tierras directamente se les llenaron todas las taquillas tanto en King’s Cross como en St. Pancras.

Puse carilla de pena y desesperación y uno de los empleados de las taquillas nos indicó que hay más taquillas de la misma empresa en la plaza que hay justo al salir de las estaciones (dirección aquí). Allá que fuimos et voilà! A unos 50m dimos con otras taquillas. Sin colas y… ¡más baratas!

Taquillas de King's Cross y St. Pancras
¡Bueno, bonito, barato!

4. Moverte del punto A al punto B te llevará más tiempo del que piensas

Quizá digo eso porque soy de pueblo, pero siempre que tengo que moverme de un sitio de Londres a otro, acabo tardando considerablemente más de lo que había estimado inicialmente.

Considera que las distancias entre estaciones de metro son largas, al menos en comparación con otras capitales europeas. Por no mencionar que las estaciones de metro son auténticos laberintos subterráneos y que tardarás en llegar al andén y en salir de él (esto es similar a París o Madrid por ejemplo, para que te hagas a la idea).

A eso súmale que los puntos clave están siempre repletos de gente, que muchas veces hay carreteras o calles cerradas por algún evento, etc. Vamos, que Londres es una ciudad grande, menuda revelación que te he hecho (lo dicho, una es de pueblo y todo le queda grande). Tenlo muy en cuenta para hacer tus planificar tus traslados.

Si Sherlock tuviera que haber salvado a John de la hoguera en la vida real, no habría llegado a tiempo ni a la vuelta de la esquina.

Estación de Baker Street en Londres
Hablando de Sherlock

5. Hay maravillosas señales de “Free Wifi” por toda la ciudad

Siempre que hago un post de consejos prácticos menciono el tema del wifi gratis, y eso que no suelo utilizar mucho internet durante mis viajes. Los ciudadanos de los países de la UE ya no tenemos datos móviles gratuitos en Reino Unido por la genial idea que fue el Brexit (ehem), así que tenemos que buscarnos la vida de otra forma.

Pues esta ciudad tiene señales de Wifi gratis everywhere. Si tu orientación no es buena y te hace falta Google Maps para indicarte el camino en un momento de desesperación, estarás de suerte.

Westminster Abbey
Westminster Abbey, que no sé qué tiene que ver con el Wifi gratis pero me gusta la foto

¿Cuáles son tus consejos para que la vida en esta metrópolis sea más sencilla? ¿Te mueves bien en grandes ciudades o tienden a agobiarte? ¿Qué consejo darías a alguien que visita Londres por primera vez?

¿Te ha resultado útil este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
¡Suscríbete!

Deja una respuesta