Bruselas a vista de pájaro turista: 5 miradores que no te puedes perder

¿Buscas las mejores vistas de Bruselas? Traigo buenas noticias. A menudo me quejo de las cuestas que tiene esta ciudad, pero no olvidemos que donde hay cuestas… ¡hay miradores! Porque algún punto tiene que quedar por encima del resto para que tú disfrutes. No te pierdas los cinco miradores que te recomiendo visitar en Bruxelles la belle.

1. Mont des Arts

Ver la esplanada del Mont des Arts a tus pies con la torre del Ayuntamiento de la Grand Place de fondo es uno de los imprescindibles que hacer en Bruselas. Ni se te ocurra irte de la capital belga sin haber visitado este mirador.

Mirando desde arriba, al lado izquierdo de los jardines verás la Bibliothèque Royale y al derecho la estación de trenes Bruxelles Central (o Centraal, si tienes la vena flamenca activada). Si tienes suerte con el tiempo y el día amanece despejado, incluso verás la basílica de Koekelberg muy muy al fondo. Es donde acaba el Free Tour de Sandeman’s, así que si participas en dicho tour no te faltará la oportunidad de quedarte a admirar las vistas o a hacerte selfies. A cada cual lo suyo.

Metro: Gare Centrale

Mont des Arts en Bruselas de noche

2. Museo de Instrumentos Musicales

A dos pasos del mirador del Mont des Arts, el Museo de Instrumentos Musicales te ofrece otra de las mejores vistas de Bruselas. Reconocerás el edificio que alberga el museo por ser tan hortera como llamativo e interesante. El edificio Old England, una de las joyas Art Nouveau indiscutibles de la ciudad, en su día fue una especie de “Corte Inglés”, lo que viene a ser un almacén comercial de época.

Hoy en día el interior está ocupado por el Museo de Instrumentos Musicales, para el cual hay que pagar entrada. Sin embargo, puedes entrar sin pagar a la terraza del último piso, donde puedes tomarte un café con Bruselas a tus pies. O pagar 30€ por un brunch, lo que más te llame la atención.

Metro: Gare Centrale

Edificio Old England en Bruselas

 

3. El Arco del Cincuentenario

La interminable Avenue Tervuren a un lado, el Barrio Europeo al otro. Esto es lo que te espera si decides visitar la terraza del Arco del Cincuentenario (se entra por el Museo de Historia Militar).

Situado en un extremo del Parque del Cincuentenario al este de Bruselas, el arco conmemora los cincuenta años de la independencia belga (la cual se proclamó en 1830) y fue construido por Leopoldo II (sí, el del Congo) como parte de su proyecto de embellecer la ciudad y darle un “aire imperial” para estar a la altura de sus referentes como Viena o París.

No voy a entrar en el pantanoso terreno de comparar los centros históricos de Bruselas con los de las capitales anteriormente mencionadas (por razones obvias), pero lo que sí es cierto es que las vistas desde este monumento sí merecen la pena. Una vez hace años incluso me planté con unas amigas en el suelo de esta terraza con un picnic super completo, desconozco si hoy en día se podría hacer lo mismo, seguramente han mejorado la vigilancia.

Metro: Merode

Arco en el Parque del Cincuentenario en Bruselas

4. El Atomium

Legendario símbolo de la ciudad de Bruselas comparable a la Torre Eiffel de París. Antes de que sueltes una carcajada (seguro que ya la has soltado, pero sigo con lo mío), diré que el Atomium, al igual que la Torre Eiffel, se construyó para una Exposición Mundial (la de 1958) y gustó tanto que en vez de desmontarlo después de que la Expo finalizara, lo dejaron ahí para el deleite de los turistas por los siglos de los siglos.

Y es que el Atomium es parte de la santísima trinidad que todo turista que se precie conoce de Bruselas: Grand Place, Manneken Pis y Atomium. Pues si bien no pienso que sea una atracción indispensable para visitar en tu viaje a Bruselas, es curioso echar un vistazo al interior de sus partículas (cada bola es una sala y la bola superior alberga un restaurante) y obtener vistas de la ciudad a lo lejos.

Porque sí, lo malo del Atomium en mi opinión es su ubicación, está un poco abandonado en las afueras rodeado de cines enormes, pabellones y parkings de coche. Urbanistas del mundo, por favor, ¡convertid esto en una zona peatonal con parques!

Metro: Heysel o Centenaire/Eeuwfeest

5. Place Poelaert

Es el típico sitio que enseñas a tus visitas con toda la ilusión del mundo pero al ver sus caras tienes que excusarte con una frase de esas como “bueeeno, no es bonito en sí pero tiene su encanto”. Y aún así es de mis miradores favoritos de Bruselas.

Me gusta observar la masa de edificios grises y horribles y de repente apreciar que algo bonito se asoma tímidamente en alguna de las calles, ver el contraste de todos los estilos que se mezclan, mirar hasta dónde permiten las nubes disfrutar de las vistas, fotografiar la puesta de sol, etc.

Si no te he convencido, te diré que te acerques a la plaza aunque sea a ver el famoso Palacio de Justicia, la obra más à la belge jamás hecha: empezó a construirse en 1866 y aún tiene los andamios puestos. Hay trozos que necesitan reparación antes de que otras partes hayan terminado de edificarse o decorarse del todo (como el aeropuerto de Berlín). Otra de las obras faraónicas de míster Leopoldo II, un aplauso para él. Eso sí, los belgas se lo toman con humor, mira el 10 Years Challenge del Palais de Justice en esta entrada.

Metro: Louise

Ascensor Boelaert en Bruselas

Ascensor Poelaert que conecta el pijerío de Louise con el barrio bohemio Marolles

¿Eres fan de los miradores? ¿Cuáles son tus favoritos de Bruselas? ¿Conocías los cinco mencionados en la entrada?

¿Te ha resultado útil este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
¡Suscríbete!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Pepa

    Que interesante. Me lo guardo para cuando me pase por tu ciudad.
    Un abrazo.

    1. Leire

      Gracias! Algo bueno tenían que tener todas las cuestas de Bruselas: muchos miradores!! 🙂
      Un abrazo muy fuerte!
      Leire

Deja una respuesta