25 cosas que ver y hacer en Viena

En 2018, Viena fue declarada la ciudad con mejor calidad de vida… ¡por novena vez consecutiva! Si no conoces ya esta ciudad con look imperial y alma musical, atención a la lista de hoy con las 25 cosas que no puedes perderte en la capital de Austria. ¡Seguro que te entran ganas de hacer las maletas!

Lo que no te puedes perder en Viena, capital de la música y la tarta Sacher

1. Stephansplatz

¿Qué mejor lugar de empezar nuestra visita a Viena que por la plaza de la catedral? La catedral (Stephansdom) es románica y gótica y destaca por sus coloridos tejados y su alta torre. Alrededor de ella, no para de pulular gente a todas horas, en su mayoría turistas, aunque también te encontrarás con locales atraídos por la cantidad de comercios de la zona.

Stephansdom, la catedral de Viena
Stephansdom, la catedral de Viena

2. Pestsäule

Durante una devastadora epidemia de peste en Viena en 1679, el por aquel entonces emperador Leopoldo I prometió construir una columna dedicada a la Santísima Trinidad si dicha epidemia terminaba. La columna que vemos hoy fue inaugurada en 1693.

3. Michaelerplatz

Ubicada a pocos metros de la Pestsäule, esta plaza con forma de estrella es una de las entradas al palacio Hofburg, lo que fue la residencia imperial. También podrás acceder al centro de visitas de la Escuela Española de Equitación, activa desde hace más de 400 años.

4. Hofburg

Este enorme complejo de palacios tuvo sus inicios como un castillo medieval, pero a través de los siglos se fue transformando en lo que vemos ahora. Fue conocida por ser la residencia de invierno de la familia real durante siglos y hoy en día alberga varios museos, entre los cuales destacan la Biblioteca Nacional y lo que podríamos traducir como «Cámara del Tesoro» (Schatzkammer).

Palacio Hofburg
Palacio Hofburg

5. Burggarten

Este pequeño pero bonito parque detrás de Hofburg es reconocible por la famosa estatua de Mozart que tiene y todo el mundo fotografía. Más allá de la estatua, existe la posibilidad de visitar la casa de las mariposas (Schmetterlinghaus) y apalancarte en el césped con unas preciosas vistas de 360º.

6. Staatsoper

La ópera de Viena bien vale una visita, tanto por fuera como por dentro. Si te va el tema, acércate a uno de los señores vestidos de época (si no se te acercan ellos antes) para preguntar por las funciones, no suelen ser excesivamente caras. Otra opción es acercarte al edificio por la noche a ver la función retransmitida gratis sobre una pantalla gigante en la fachada.

Wiener Staatsoper, ópera estatal de Viena
Wiener Staatsoper, ópera estatal de Viena

7. Hotel Sacher

Más que el hotel, interesa la tarta Sacher. ¿Gula? No, turismo gastronómico. Este es el lugar si quieres probar la tarta Sacher original, un manjar que no deja de ser un bizcocho de chocolate recubierto de chocolate que te venden a precio de oro, pero bueno, una vez en Viena habrá que hacer la gracia. Aún así, la venden en todas partes, por si te quieres ahorrar la cola en el hotel.

8. Kärnterstrasse

También conocida como «la calle de las compras«, es la calle que une la ópera con Stephansplatz y donde encontrarás tiendas de souvenirs, de ropa, de productos típicos y tradicionales, etc. Tampoco faltan las iglesias, si es que tiene de todo.

Kärnterstrasse en Viena
Kärnterstrasse

9. Stadtpark

Este es el parque donde está la ultraconocida estatua dorada de Strauss. Merece la pena visitarla, pero también es recomendable perderte por el parque y disfrutar de sus rincones y pasadizos.

10. Karlsplatz y Karlskirche

Otra de las muchas plazas en Viena que merece la pena visitar es Karlsplatz, decorada con la iglesia Karlskirche, la cual reconocerás por las dos columnas de su fachada frontal. En esta animada plaza se organizan todo tipo de actividades, recuerdo que un día cuando fui en verano habían habilitado un cine al aire libre.

11. Secesión de Viena

El edificio Sezession (hogar del museo Secession) es hortera como él solo, pero tiene su gracia echarle un vistazo por su único diseño. Este pabellón fue construido como sala de exposiciones para el movimiento artístico de finales del siglo XIX llamado Sezession, formado por artistas que buscaban una manera de hacer arte más libre y más moderna que lo que las instituciones oficiales dictaminaban en la época. Gustav Klimt fue una de las figuras más prominentes de este movimiento, que hoy en día se incluye en el modernismo y se asocia mucho con el Art Nouveau.

Naschmarkt

12. Naschmarkt

«Naschen» significa «picotear» en alemán, y el nombre de este mercado callejero (literalmente, el mercado del picoteo) está muy bien puesto. Decenas de puestos de fruta, flores, verdura, frutos secos y dulces te esperan aquí, además de accesorios y objetos de decoración.

13. Museumsquartier

El museo de historia natural, el museo de bellas artes, el museo de arte contemporaneo… El barrio de los museos de Viena ofrece una oportunidad única de culturizarte mientras aprecias la imperial arquitectura que te rodea.

14. Volksgarten

Otro de los muchos parques que tiñen el centro de Viena de verde. El Volksgarten se extiende desde el Hofburg hasta el Burgtheater, enfrente del Ayuntamiento.

Volksgarten Viena
Florecillas en el Volksgarten

15. Ayuntamiento de Viena

El ayuntamiento es un llamativo edificio neogótico con una alta torre central. El edificio en sí es digno de ver, pero lo que más me gusta a mí es el espacio verde que lo rodea. Aquí se organizan el mercado de Navidad en diciembre, festivales en verano y todo tipo de eventos random durante el año. En mis visitas a Viena he visto tanto ópera al aire libre como un concurso para ver quién bebe cerveza más rápido. Literalmente puedes encontrarte con qualquier cosa en la plaza del ayuntamiento.

16. Burgtheater

Este teatro solía pertenecer al Hofburg (de ahí su nombre, el teatro del castillo) y fue donde un joven Gustav Klimt hizo sus primeros pinitos como pintor. El teatro ofrece visitas guiadas y durante la misma te mostrarán, entre muchas otras cosas, los frescos hechos por Klimt cuando trabajaba aquí. Si no te dicen que son de él ni te das cuenta, no tienen nada que ver con el estilo por el que le conocemos.

Burgtheater Viena
Burgtheater en Viena

17. Campus de la Universidad de Viena

Si sigues caminando por la amplia avenida llegarás al campus principal de la Universidad de Viena, otro edificio de aire palaciego que alberga esta universidad fundada en el siglo XIV.

18. Votivkirche

La avenida desemboca en una enorme plaza con decenas de conexiones de transporte público, la estación de metro Schottentor. Esta plaza presenta el parque Sigmund Freud y la Votivkirche a un lado, y es ideal para comer algo tras una larga caminata. Dada la proximidad de la universidad y varios edificios gubernamentales, la variedad de restaurantes de todo tipo y para todos los presupuestos es enorme.

Votivkirche en Viena
Votivkirche desde una de las calles cercanas

19. El Danubio no-tan-azul

El Danubio Azul decía Strauss. Me río yo de eso. Supongo que el buen hombre debía conocer otro tramo del Danubio, porque la parte que pasa por el centro de Viena (que técnicamente es un canal, el Danubio verdadero pasa por las afueras pero quiero dar drama al asunto) es horrible. Lo tengo en esta lista más como algo que te puedes ahorrar. Si quieres ver este icónico río, mejor visita otros lugares como Alte Donau (ver abajo).

20. Prater

Esto sí que no es opcional. Visitar el Prater cuando viajas a Viena es algo que debes hacer si pasas al menos un par de días en la ciudad. Es un parque gigante que cuenta como bosque con un parque de atracciones en su interior (que incluye la mítica noria del Prater, de 1897). Imposible que no quieras ir, tanto si buscas emociones fuertes en algunas atracciones como si prefieres relajarte dando un largo paseo en la naturaleza. Es una gozada lo verde que es Viena.

Noria del Prater en Viena Austria
Noria del Prater en Viena

21. Hundertwasserhaus

Este complejo de viviendas sociales de los 80 destaca por su irregularidad y colorido. Paredes en diferentes colores, plantas por todas partes y terrazas de formas poco convencionales componen estos edificios aún habitados y declarados Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

22. Tumba de Mozart

En el cementerio St. Marx, entre árboles, muchas tumbas antiguas y algún que otro austriaco que acude al cementerio a leer y pasearse se encuentra la supuesta tumba de Mozart. Digo supuesta porque el lugar de entierro se estimó décadas después de la muerte del compositor, pero es innegable que el monumento que han hecho merece la pena verlo si tienes tiempo.

23. Belvedere

Los dos palacios barrocos que adornan el parque Belvedere son otra de las visitas recomendadas de las afueras del centro de Viena. Este lugar tan imperial alberga el Museo Belvedere, donde podrás ver en persona varios cuadros de Klimt, incluyendo «El Beso».

Palacio Belvedere en Viena Austria
Belvedere

24. Alte Donau

Antes decía que el «pseudo-Danubio» que pasa por el centro de Viena no merece la pena visitarlo. Pues digo todo lo contrario sobre el parque Alte Donau al noreste de la ciudad, una especie de isla entre las aguas del Danubio donde podrás achicharrarte al sol sobre el césped, alquilar un bote o bañarte en la playa. Apuesto que esto último no era algo que pensabas hacer durante un viaje a Viena.

25. Excursión a Schönnbrunn

Visita el Versalles vienés, una residencia imperial que habrás visto en decenas de películas. Tanto su interior como sus jardines son dignos de un largo paseo. Sube hasta la glorieta y hazte fotos con el precioso palacio y los jardines a tus espaldas. Se puede llegar a Schönnbrunn desde Viena con la línea U4 de metro.

Palacio Schönbrunn excursiones desde Viena Austria
Palacio de Schönbrunn desde los jardines

Todo el paseo por Viena en el mapa

Más en el blog sobre viajar a Viena y Austria

Viaje en el tiempo a la Viena imperial

Cómo obtener las mejores vistas de Salzburgo: Mirador de Mönchsberg – Próximamente

¿Te ha resultado útil este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
¡Suscríbete!

Deja una respuesta