7 motivos por los que deberías ir a Sicilia en cuanto se pueda viajar

Para tus primer viaje post-cuarentena, ¿qué te parece una mezcla de cultura y playa, de historia y actualidad, de arquitectura y naturaleza? Hoy traigo 7 razones por las que Sicilia me enamoró durante mi viaje allá por otoño de 2019 antes de toda esta locura del virus. Y no, Sicilia no me paga por este post. Ya podría, también te digo.

Piazza Duomo Siracusa Sicilia
Piazza Duomo en el centro de Siracusa

Por qué viajar a Sicilia

1. Es bueno, bonito… ¡y barato también!

Empecemos por los dineros. Obviamente, estamos hablando de “barato” con respecto a los estándares europeos, no entremos a comparar con otras regiones como el sudeste asiático. El coste de vida en Sicilia es considerablemente más barato que en otros lugares turísticos de Italia. El ejemplo más revelador son las entradas a las atracciones turísticas, que solían valer prácticamente todas entre 2 y 4€, mientras que en otras ciudades lo más normal es que suban de 10€.

Como es el caso en cualquier destino, si quieres gastarte dinero lo harás, pero es muy factible pegarse unas vacaciones muy cómodas por un módico precio. ¿La excepcion? La gasolina, está bastante más cara que en España.

2. Verano casi perpetuo

Nuestro viaje a Sicilia lo hicimos de finales de septiembre a principios de octubre, y tuvimos alrededor de 30 grados casi todos los días. Las únicas excepciones fueron un par de días de lluvia al final del viaje, pero el resto del tiempo disfrutamos de un agradable calor, cielos azules y hasta baños en la playa.

Por lo que pudimos leer antes de viajar mientras organizábamos la ruta, en Sicilia es prácticamente verano de abril a octubre. De modo que si buscas escapar de los largos inviernos de otros lugares de Europa (como nosotros que moríamos por escapar de Bruselas), Sicilia es una opción más que acertada.

Playa Scala dei Turchi Sicilia
Playa cerca de Scala dei Turchi

3. Multicultural desde hace siglos

Fenicios, griegos, romanos, normandos, judíos, musulmanes… Desde hace siglos, Sicilia ha visto pasar y convivir a muchas culturas diferentes, a veces con resultados más pacíficos y otras veces más revueltos.

Lo que queda claro al pasear por las ciudades de la isla es que cada civilización ha dejado su huella y esa mezcla nos deja hoy en día con un patrimonio enorme que visitar, admirar y preservar. El castillo normando en Aci Castello, los mosaicos bizantinos en Palermo, la villa romana de Piazza Armerina… solo son unos cuantos ejemplos para hacerte a la idea del mix cultural muy palpable que se respira en Sicilia.

4. Ideal para darte a los vicios gastronómicos

En Sicilia, levantas una piedra y te salen restos de una civilización antigua perdida… y 2000 manjares deliciosos que no querrás parar de comer. Los cannoli (ver foto abajo), los 743 productos y platos que llevan pistacho, los arancini (croquetas de arroz), el café, la pasta, la pizza, el marisco, los postres…

No te faltará comida increíble para dar al vicio durante tu viaje. Y eso es algo que siempre se agradece. Entre los platos que me sorprendieron, destaco la pasta con salsa de pistacho, potente y salada, pero digna de probar.

Café y cannolo siciliano
Café y un cannolo siciliano

5. Historia y cultura por un tubo

Viendo todas las civilizaciones que se han asentado en Sicilia en los últimos milenios (que se dice pronto), es de esperar que te vayas a encontrar con museos, iglesias, palacios y ruinas de todas las épocas en cada esquina. Hay para todos los gustos:

¿Te van la arquitectura y las intrigas palaciegas? Ahí tienes el Palacio Normando de Palermo. ¿Te resultan más interesantes los hechos históricos más recientes como la Segunda Guerra Mundial? Visita el Museo dello Sbarco en Catania. ¿Prefieres algo puramente medieval en plan novela de caballería? No te pierdas el castillo de Caccamo. ¿Te gusta la exageración del barroco? Déjate caer por Noto y Ragusa. ¿Quieres aprender sobre la mafia, una realidad tan oscura como cercana en el tiempo para Sicilia? Pásate por Corleone y visita el CIDMA (el Centro Internacional de Documentación sobre la Mafia y el Movimiento Antimafia).

Voy a parar con esta eterna lista de sitios, pero creo que te haces a la idea de la variedad que te vas a encontrar.

6. Y que no falte la naturaleza: playas y volcanes

Sicilia cuenta con una variedad de paisajes comparable a la variedad de sitios históricos y culturales descrita arriba. Cómo olvidar, por ejemplo, el volcán Etna. Puedes subir a la cima y maravillarte con sus paisajes lunares que no te habrías esperado encontrar en nuestro planeta (al menos si es tu primera vez en un volcán como fue mi caso). Y hablando de naturaleza, mención especial merecen reservas naturales como el Zíngaro las islas Égadas (la mayor reserva marítima de Europa). Para terminar, cómo no, no tiene desperdicio disfrutar de un chapuzón en el mar en las playas sicilianas, algunas con vistas particularmente inolvidables como la playa de Scala dei Turchi cerca de Agrigento.

Volcán Etna Sicilia
Todo ese terreno oscuro es lava solidificada de alguna erupción reciente

7. Aún no está masificado

Este punto lo escribo tomando como referencia la situacion pre-COVID, aquí no puedo aún entrar a especular lo que va a pasar en la isla después de la crisis. A diferencia de otros destinos turísticos en Italia como Venecia o Florencia, en la mayoría de puntos de interés en Sicilia se podía todavía explorar y sentirte como un ser humano con dignidad en vez de como una sardina en una lata. Sitios como Taormina o Cefalù podían resultar desagradables en plena temporada alta, pero por lo general viajar a Sicilia (antes del Coronavirus) aún te permitía conocer el lugar sin chocarte con 20 turistas por minuto y sentirte como la escoria máxima por estar contribuyendo al turismo de masas.

¿Has visitado Sicilia? ¿Está en tu lista de deseos? ¿Añadirías algún otro motivo para ir?

¿Te ha resultado útil este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
¡Suscríbete!

Deja una respuesta